Mi rincon con la naturaleza,el deporte,los amigos y la pasión

BIENVENIDOS A TODO MONTAÑA, MI RINCÓN PARTICULAR DE ENCUENTRO CON MI PASIÓN POR LA MONTAÑA Y LAS MANIFESTACIONES DEPORTIVAS QUE EN ELLA DESARROLLO EN COMPAÑÍA DE LAS BUENAS AMISTADES.

El único dolor agradable es el que produce la actividad física intensa.

domingo, 29 de julio de 2012

CARTA ABIERTA A LA FEDERACIÓN ANDALUZA/ESPAÑOLA DE MONTAÑISMO

El que el montañismo es un deporte totalmente distinto a todos los demás, tanto en su concepto como en su desarrollo, es algo que está fuera de toda duda. A diferencia de otros, contiene este un componente filosófico y espiritual por encima de cualquier otro, eso quizá fuera lo que me llamó la atención y me acercó a él. Por esto lo considero (y está mayormente así considerado) algo más que un deporte.

Pienso que lo que hace que las personas se interesen por practicar el montañismo en cualquiera de sus facetas, son seguramente los mismos aspectos que me motivaron a acercarme a esta forma de practicar ejercicio físico por el mero placer de hacerlo. Aquí no hay reglas escritas, las pones tú y tu mismo eres tu juez y tu árbitro, el campo de juego es libre y sus límites lo pone la propia naturaleza, el vínculo con quienes te acompañan a practicarlo es algo que supera la relación humana más que en cualquier otro. En definitiva, demasiado carácter para estar muy dirigido, estructurado y politizado, como por desgracia ocurre en todos los demás deportes que conozco de cerca. Con el que más vínculo tengo aparte del montañismo es el ciclismo, en él estuve federado apenas tres años, tras comprobar el alto grado mercantilista, excluyente y político que rodeaba a la federación.



Cuando sentí la llamada de la montaña anduve buscando un club en el que encontrar la forma más adecuada de progresar de manera seria en ella, tras varios años encontré el que ha sido mi club de toda la vida, el Alpino Al-Hadra. Inmediatamente entendí que el estar en un club ”oficial ” implicaba estar federado. Así durante años participé en la organización de diferentes y numerosas actividades que bajo la oficialidad realizaba mi club en aras de la difusión del montañismo, incluso a nivel regional.

Cuando yo llegué a la federación el montañismo no tenía la popularidad de la que goza hoy día y sin ser un nostálgico creo que en muchos detalles el montañismo antes era “otra cosa”. Durante todos mis años de directivo en el club, estuve convenciendo a la gente que federarse era una cosa buena, sobre todo para nuestro deporte, pero el tiempo me iba haciendo ver poco a poco que el bien de mi querido deporte iba por otros derroteros.

Así llegamos hasta el escenario actual donde las cosas han cambiado y mucho señores/as. Aquel deporte que no quería saber casi nada de la competición (lógicamente de forma oficial), se ha convertido en una carrera estúpida hacia objetivos que ni ellos mismos saben, para ello solo hay que ver la memoria de cualquier federación nacional o regional, donde puede constatarse como se prima y financia la competición por encima de otras muchas cosas que realmente favorezcan y faciliten el acercamiento a la montaña a generaciones venideras. El montañismo es otra cosa y necesita de otras cosas, que parece a todas luces la federación ha olvidado.

Años de imprimir una revista totalmente anacrónica y sin un sentido más allá del publicitario. Una Web*infumable y con operativa cero. Un seguro inoperante y arcaico que se ha convertido en un instrumento al servicio de la competición, que además pueden encontrarse mejores ofertas de por libre. Una región con la cantidad de montañas que tiene Andalucía con solo dos míseros refugios guardados, aunque lo peor es que se concentran todos (guardados o no) en un solo macizo montañoso. En definitiva, una serie de incongruencias y desatinos que uno tras otra han ido minando mi confianza y convicción en la federación que ustedes dirigen.

Pero como en toda situación de esta índole, siempre hay una gota que colma el vaso, esa ha sido la aparición el pasado otoño de la plataforma Acción Sierra Nevada, que más allá del encomiable espíritu con el que ha sido creada, viene a cubrir una labor que tendría que realizar la federación sin ningún género de dudas, al menos para el que estas líneas escribe. Resulta que la única instalación que requiere nuestro deporte ha de ser mantenida y rehabilitada por una asociación de montañeros independiente, lo siento pero esto me supera. Se acabó, aquí termina una relación de más de 20 años con la federación, desde estar solamente federado a participar y colaborar de innumerables formas con y en ella.



Finalmente quisiera hacer unas reflexiones sobre las que no estaría mal meditar:

-Con los medios que hoy día la sociedad ha puesto al alcance de todos, no creo lo más mínimo que la figura de club siga siendo la que hasta ahora tenía, de rigidez y oficialidad, vivimos en el país de los papeles.
-Jamás pondré en duda el esfuerzo que muchos montañeros y montañeras hacen con buena intención por la mejora de este deporte.
-Perder la identidad es lo peor que hay, si se pierde lo mejor es abandonar.
-Entiendo que las federaciones se vean engullidas por la vorágine actual de rendir resultados, pero de veras señores/as que esto no va conmigo, ahora corren otros tiempos.

Mientras mi salud me lo permita (que últimamente es poca), seguiré subiendo montañas, esquiando laderas o pedaleando caminos y sendas, pero mientras no cambie mucho la federación lo seguiré haciendo a mi aire.


*Esta Web ha sido reformada recientemente.