Mi rincon con la naturaleza,el deporte,los amigos y la pasión

BIENVENIDOS A TODO MONTAÑA, MI RINCÓN PARTICULAR DE ENCUENTRO CON MI PASIÓN POR LA MONTAÑA Y LAS MANIFESTACIONES DEPORTIVAS QUE EN ELLA DESARROLLO EN COMPAÑÍA DE LAS BUENAS AMISTADES.

El único dolor agradable es el que produce la actividad física intensa.

sábado, 14 de abril de 2012

LOS PUEBLOS ABANDONADOS

En España el tema de los pueblos abandonados (en este caso en la montaña) se está convirtiendo en un grave problema. Hay comarcas como en el Pirineo y pre-Pirineo oscense donde la incidencia es tremenda. El problema añadido es el de que las autoridades no facilitan precisamente el que las personas a título personal rehabiliten las viviendas abandonadas y vuelvan a dar vida a estos pueblos fantasmas, que por falta de demanda no será, pues la difícil situación actual y la búsqueda de una vida más saludable y natural saturan muchas veces las iniciativas de algunos ayuntamientos que quieren evitar la desaparición de su pueblo.

Por casualidad he encontrado una muy interesante web sobre los pueblos abandonados en España, en la que entre otras cosas se puede comprobar la gran cantidad de gente dispuesta a ocupar estos pueblos en busca de trabajo y casa, además se tratan otra serie de asuntos todos relacionados con el tema y que recomiendo su lectura. Pueblos abandonados

Se han elaborado muchos reportajes televisivos sobre este asunto, os dejo este enlace que puede bien servir de ejemplo ilustrativo del problema, en este caso sobre la montaña asturiana. Este es bastante reciente. Reportaje

Es curioso, como se puede observar en el mapa que os adjunto a continuación, extraído de la web Pueblos abandonados, como la distribución de estos por la geografía española es muy dispar, siendo curiosamente Andalucía y Extremadura las regiones con menor incidencia de este problema.


Hoy día gracias a Internet que facilita enormemente el teletrabajo, el vivir en un pequeño pueblo (tal vez incluso abandonado) es una opción que cada vez toma más fuerza, solo hace falta tener acceso a la banda ancha. Quizás estemos en los albores de un cambio, el de volver a la naturaleza invirtiendo el flujo de la emigración a las ciudades, e igual la escapada de fin de semana sea a la ciudad para ir al cine, al teatro, a comer en ese buen restaurante, o porqué no al centro comercial a comprar ese elemento tecnológico que nos siga permitiendo precisamente disfrutar de la vida en la montaña de manera permanente. Yo personalmente es algo que no tengo tan lejano, pues tras mi mujer e hijos mi mayor tesoro es disponer de una vivienda en un pequeño pueblo de apenas 500 habitantes en el corazón de la montaña gaditana.

2 comentarios:

Juan Manuel Pizarro dijo...

Es curioso, Miguel, esa incidencia menor en Andalucía, tal vez debido a que por las vicisitudes de la historia la gente haya tendido a juntarse en pueblos o ciudades más grandes, y no crear pequeñas poblaciones. O porque sencillamente el índice de población es mayor y además somos una región costera, que es a donde se dirigió la emigración interior.
Un tema muy interesante, precisamente y ya es casualidad ahora estoy liao con algo parecido. En mi última entrada sobre la Silla del Papa hablo sobre el poblado abandonado de la Gloria, también conocido como los boquetillos. La siguiente irá tb sobre otro poblado pero mucho más desconocido: El Puntal del Alamillo, cerca de Facinas.

Venga saludos.
Y cómo decían los Toreros Muertos, vámonos al campo que esto es un espanto.

Miguel Angel dijo...

Hola Juan. Conozco algunas de las comarcas donde este problema tiene mayor incidencia, como pueden ser el Pirineo oscense o la cordillera cantábrica y hay algunos datos determinantes. El primero de ellos yo lo achacaría al clima, que en Andalucía es mucho más benigno, sí a los duros inviernos añades el aislamiento y la falta de servicios pues imagínate. Otro dato es la gran cantidad de pueblos que hay en esas zonas, con lo que la población se encuentra muy dispersa, en Andalucía se hace difícil encontrar pueblos muy pequeños. En concreto con la enorme extensión que abarca esta, tan solo existen 17 pueblos con menos de 250 habitantes, de estos solo 3 con menos de 150, siendo el más pequeño de todos Cumbres de Enmedio con 61 habitantes. La distribución también es curiosa, concentrándose casi todos estos entre la sierra de Huelva, la Alpujarra granadina y el interior Almeriense.
Aparte existen muchas pedanías no recogidas como pueblos en el censo, es el caso del más pequeño pueblo andaluz que yo conozco, se trata de Júbar en la Alpujarra granadina con tan solo 49 habitantes.
En fin que esto da para bastante tertulia.
En cuanto a tus próximas entradas referente a esto, estoy deseando devorarlas.
Saludos