Mi rincon con la naturaleza,el deporte,los amigos y la pasión

BIENVENIDOS A TODO MONTAÑA, MI RINCÓN PARTICULAR DE ENCUENTRO CON MI PASIÓN POR LA MONTAÑA Y LAS MANIFESTACIONES DEPORTIVAS QUE EN ELLA DESARROLLO EN COMPAÑÍA DE LAS BUENAS AMISTADES.

El único dolor agradable es el que produce la actividad física intensa.

domingo, 15 de mayo de 2016

LA BICI PARA EL CICLOTURISMO

Según os conté en su momento, a través de este blog voy a ir rescatando muchos de los artículos que elaboré para Andalbike sobre temas relacionados directamente con el cicloturismo de montaña. Así que con este comenzamos a contar cosas de esas por aquí, que espero os gusten y sobre todo sirvan de algo.

¿Sirve cualquier bici para practicar cicloturismo?. ¿Adaptamos la nuestra?. ¿Que es lo que más me interesa si voy a hacerme con una?. Voy a tratar todos estos asuntos para intentar despejar dudas y ayudarte en la elección. Voy a hablar sobre el elemento indispensable para practicar cicloturismo...si de la bici.

En primer lugar, si ya poseemos una bici esa será la nuestra, a no ser que no se adecue a nuestras intenciones sobre el tipo de cicloturismo que vayamos a practicar. Caso de no disponer de ella deberemos enfocar nuestra compra hacia ese tipo de cicloturismo. En cualquier caso en este artículo voy a objetivar esas características que debe tener la bicicleta, que bien podemos aplicar a la compra de esta o en adaptar la que tengamos.

Sus características, geometría, componentes, etc. influyen en el comportamiento, rendimiento y confort de la bici, aspectos estos que serán determinantes en nuestros viajes. La bicicleta del cicloturista deberá ajustarse a tres parámetros genéricos, que serán la simplicidad mecánica, su comodidad de marcha y conducción, así como la versatilidad de uso. A continuación voy a desarrollar cada uno de ellos en profundidad y detalladamente con ejemplos prácticos. 


Simplicidad mecánica
Hoy día muchas bicicletas han alcanzado un nivel tecnológico realmente sorprendente, cuadros de fibras ligerísimas, suspensiones inteligentes, cambios electrónicos, etc. avances en cualquier caso que mejorarán el funcionamiento y rendimiento de la bici. Pero al mismo tiempo todos estos avances harán de nuestra bici un aparato altamente tecnológico en el que solventar cualquier avería supondrá la intervención de un experto y el empleo de unos repuestos muy específicos que probablemente no podamos encontrar en ese pueblo al que hemos llegado durante nuestro viaje. 

Intrínsecamente uno de los aspectos que más han destacado a este sorprendente vehículo ha sido la capacidad de llevarnos a cualquier sitio con una enorme simpleza de funcionamiento y empleando solamente nuestra fuerza física como elemento motriz. Una bicicleta simple no es en absoluto sinónimo de mal funcionamiento o bajo rendimiento, en cambio esa misma sencillez si que nos permitirá viajar con la tranquilidad de que, muy grave tendría que ser la avería para que no nos permitiese repararla en el transcurso del viaje.

Atendiendo a estos principios, voy a daros unas sencillas pautas a la hora de discernir que es lo más conveniente en una bici para cicloturismo. Para que resulte más claro de entender lo voy a dividir por secciones.

Cuadro
El Cromo-moly es el material más sencillo y fiable para la construcción de un cuadro, ahora bien, hoy día puede llegar a ser difícil encontrar nuestra bici ideal fabricada en este material. El aluminio será la opción siguiente y la más generalizada en cuanto al material empleado en la elaboración del cuadro, teniendo este la ventaja de un menor peso sin comprometer la resistencia. La fibra de carbono es otro material que cada día se utiliza más en la construcción de cuadros, pero del que debemos huir dada su alta fragilidad a los golpes que destruyen sus fibras interiormente, además de otras cuestiones que limitan su versatilidad. 

Otro detalle a tener en cuenta en el cuadro es que disponga de patilla desmontable para el cambio trasero, ya que este detalle nos permitirá sustituirla fácilmente en caso de rotura o deformidad de esta.

Frenos
Hoy día los frenos han evolucionado hacia los discos con lo cual han ganado en efectividad y potencia. Podemos optar por ellos pero deberán ser de accionamiento por cable y no hidráulicos, para que podamos repararlos fácilmente en viaje.

Transmisiones
Para las transmisiones de nuestra bici optaremos por el sistema clásico de desviador delantero de platos y el cambio trasero externo, huyendo por ejemplo de las complejas transmisiones integradas en el buje, que aunque de intachable funcionamiento, igualmente son un sistema muy poco estandarizado y de compleja reparación. En cuanto al accionamiento de estos, serán por mandos accionados por cable evitando totalmente los modernos pulsadores electrónicos.

Ruedas
Estas deberán ser de radios convencionales y sistema de cubierta y cámaras estándar, evitando las tubeless cuyas reparaciones en marcha son más engorrosas y las posibilidades de problemas son mayores, una sencilla opción que evita muchísimos pinchazos son las cámaras con líquido sellante.

Suspensiones
Si nuestra bici lleva sistema de suspensión en alguno de sus ejes, mucho mejor será que estas no incorporen aire para su funcionamiento, ya que si por cualquier circunstancia lo pierde(algo nada raro) nos quedaremos prácticamente sin suspensión. Lo mejor es optar por sistemas de muelle-aceite, muchísimo más fiables y que difícilmente nos dejará "tirados".

Pedales
Los llamados pedales automáticos se han impuesto en el mercado de una forma aplastante dadas sus excepcionales virtudes en cuanto a seguridad, comodidad y rendimiento. Aunque no es fácil que se averíen, podemos optar por el clásico pedal con una puntera incorporada que nos mantenga el pié en su correcta postura, así conseguiremos algo todavía mucho más fiable y simple.

Estandarizaciones
En general en nuestra bici procuraremos, aún llevando componentes y avances modernos, que estos sean lo más estándar posible dentro de su determinada función. Por ejemplo, una dirección del tipo 
a-head es mucho mejor que cualquier otra por su simplicidad y facilidad de ajuste, siendo al mismo tiempo algo totalmente extendido en el mercado.


Comodidad de marcha y conducción
La bici para cicloturismo deberá ser eminentemente cómoda. Esta forma de utilizar la bicicleta no persigue en absoluto el rendimiento deportivo, nuestro objetivo es viajar con ella, pasando bastantes horas encima y recorriendo distancias más o menos grandes, ese es el sentido de nuestro vehículo por encima de cualquier otra consideración.

Las hay especialmente diseñadas para ser una excelente escaladora, o las que se conciben para ofrecer una gran seguridad y control circulando por terrenos muy abruptos, pero nada de eso se ciñe a la utilización que nosotros vamos a hacer de la bici.

Como en el apartado anterior, voy a aplicar esta máxima a distintas partes de la bici. 

Geometría del cuadro
El cuadro de una bici es tan simple como una serie de tubos unidos formando una estructura, la unión de estos tubos forman un serie de ángulos que le dan un determinado carácter a la conducción. Por ejemplo un ángulo de dirección por encima de los 71 grados la convertirán en muy estresante e incómoda para estar muchas horas conduciendo. Otro ángulo importante es el del tubo del sillín, ya que si este es muy cerrado la bici será tan relajada a la hora de pedalear (bici de paseo) que no obtendremos un mínimo de rendimiento. Traducido a la práctica, lo más recomendable es que tenga un ángulo de dirección entre los 68 y 70 grados, en cuanto al del sillín lo mejor será movernos en torno a los 72,5 grados.

Suspensiones
Las suspensiones le aportan a la bici un extra de comodidad y seguridad caso de tener que circular por caminos y superficies irregulares sin pavimentar donde las piedras y baches abunden. 

Manillar
Siempre procuraremos optar por un manillar de doble altura en detrimento de los de perfil plano, aunque los de doble altura hacen la dirección algo más lenta de reacciones, al mismo tiempo absorben tremendamente las irregularidades del terreno con lo que ganaremos mucho en confort.

Sillín
Este es el elemento más personal de toda la bici, pues lo que a alguien le va de maravilla puede ser un auténtico suplicio para otro. Contrariamente a lo que se piensa, la comodidad de un sillín no es mayor cuanto más acolchado y grande sea este, pues a mayor contacto más fricción y por lo tanto calor, escoceduras y problemas en la zona más delicada de todo cicloturista. Lo mejor es probar con uno determinado y si no llegamos adaptarnos probar con otro totalmente distinto. Lo que si es muy importante es que cuando vayamos a emprender viaje esta parte de la bici esté muy compenetrada con la morfología de nuestro trasero, así de claro.

Desarrollos
Para el cicloturismo deberán ser lo más amplios y generosos posibles. Hemos de tener en cuanta que iremos con carga y sobre todo sin prisa. Rodar en llano a 25 km/hora es una velocidad más que aceptable, con lo que no necesitaremos grandes desarrollos (vamos de viaje y disfrutando), para subir puertos es más que que necesario contar con desarrollos cómodos si no queremos tener que empujar más de la cuenta, o que este nos deje secos de fuerzas por tener que forzar demasiado. 

Todo esto se traduce en que la bici deberá contar con tres platos, siendo el pequeño no superior a 24 dientes. En cuanto a los piñones de la rueda es más que recomendable contar con un desarrollo extremo de al menos 32 dientes, que nos permita superar pedaleando casi todas las cuestas. 


Versatilidad de uso
En definitiva, una bici para hacer cicloturismo lo más versátil posible será nuestra mejor aliada, cuanto más lo sea más amplio será nuestro horizonte donde poder llegar con ella sin limitaciones.

No debe ser una gran escaladora, pero tampoco lenta, debe tener capacidad rodadora sin ser una de carreras, lo suficientemente robusta para que sea fiable en terrenos difíciles y cómoda para pasar muchas horas sobre ella.

Esto se traduce en:
-Un cuadro robusto y rígido que soporte bien el sobrepeso.
-Unas ruedas de diámetro no inferior a 26 pulgadas para rodar con efectividad.
-Una suspensión delantera que nos permita circular por la montaña con comodidad y seguridad.

Asumido todo lo anterior, deberemos decidir sobre nuestras preferencias a la hora de practicar cicloturismo e intentar que nuestra bicicleta nos sirva. Si somos muy aficionados a una modalidad concreta y además queremos iniciarnos en el cicloturismo, es más que recomendable tener una bici dedicada para estos menesteres.

Todo esto arroja un resultado, que traducido a la práctica y buscando su aplicación, resulta que la bicicleta de montaña es la más adecuada para la práctica genérica del cicloturismo. Una de las grandes ventajas de este tipo de bicicleta es que se ajustan a aquel refrán que dice"en el término medio está la virtud". Sin llegar a tener la capacidad rodadora de una bicicleta de carretera o la comodidad de una de paseo, la bicicleta de montaña aglutina unas características insuperables de versatilidad ante cualquier otra opción. 

Objetivamente hablando, quizás la bici ideal para el cicloturismo sería una bicicleta de montaña con las siguientes características:
Material del cuadro.-Aluminio
Geometría.-Sport (evitar las de tipo racing-XC)
Tipo.-Suspensión delantera
Tipo suspensión.-Muelle-aceite de 100-120 mm de recorrido
Ruedas.-De 29" y radios convencionales
Frenos.-De disco, accionados por cable
Manillar.-De doble altura
Accesorios.-Roscas porta-bultos trasero y porta-bidones(dos)

Caso que tengamos que adquirirla nueva recomiendo acudir a un comercio especializado, donde tendremos más posibilidades de que quién nos atienda sepa de lo que le hablemos y comprenda nuestras necesidades, además de ofrecernos la talla correcta. Evitad cualquier tipo de gran superficie deportiva en donde nunca son especialistas de nada.

4 comentarios:

Julen Iturbe-Ormaetxe dijo...

"sistema de cubierta y cámaras estándar", me lo aclare :-))))
¡¡¡Diossssss, que nos han liao tó!!!

Miguel Angel dijo...

Pues si, como digo objetivando la versatilidad y simplicidad del sistema, basado en un profundo estudio empírico y profesional. Después ya cada cual que ponga lo que quiera, como muy bien dices en tu proyecto de investigación ;-)

Julen Iturbe-Ormaetxe dijo...

¡¡¡viva el cromoly!!! :-))))
Viejunos somossss

Miguel Angel dijo...

Por supuesto
¡De lo segundo un rato! jajaja